Se encuentra usted aquí

Santos Rodrigo y Salomón

Date: 
Martes, Marzo 13, 2018 (All day)

LA HISTORIA de los dos mártires Rodrigo y Salomón se conserva gracias a su contemporáneo San Eulogio, quien escribió, basado en sus propios conocimien- tos y en las declaraciones de testigos presenciales, todos los actos de aquellos que murieron por la fe, durante la persecución en la cual (ver 11 de marzo), él mismo fue martirizado. Debe admitirse que estas "actas" dan una impresión desfavorable sobre la retirada general de los cristianos, cuando España estaba dominada por los moros. En efecto, las familias se hallaban divididas, era co- mún la apostasía y los moros mismos se escandalizaban por la infidelidad de los cristianos, a quienes echaban en cara su inconstancia. No es de extrañar que San Eulogio comience su libro con estas palabras: "En aquellos días, por un justo designio de Dios, España estaba oprimida por los moros". La his- toria de San Rodrigo puede servir de ilustración a lo dicho.

Rodrigo, natural de Cabra, era sacerdote y tenía dos hermanos, uno de ellos se había hecho mahometano y el otro era un mal cristiano, que práctica- mente había abandonado su fe. Una noche, los dos hermanos tuvieron un altercado y se acaloraron tanto, que llegaron a las manos; Rodrigo se apresuró a separarlos y al punto, ellos se volvieron contra él y lo golpearon hasta dejarlo sin sentido. El mahometano lo puso sobre una camilla e hizo que lo llevaran por las calles, en tanto que él caminaba al lado, proclamando a voces que Rodrigo había apostatado y que deseaba se le reconociera públicamente como un mahometano antes de morir. La víctima no se atrevía a protestar, pero tan pronto como se presentó una oportunidad, saltó de la camilla y emprendió la huida. Poco después, su hermano el mahometano se lo encontró en las calles de Córdoba y acto seguido se precipitó sobre él, lleno de odio, y lo llevó a rastras ante el "kadí", acusándolo de haber vuelto a la fe cristiana después de haberse declarado él mismo mahometano.

Rodrigo negó con indignación haber renegado de la religión cristiana, pero el "kadí" se rehusó a creerle y mandó que lo encerraran en un siniestro calabozo. Ahí encontró Rodrigo a otro prisionero, llamado Salomón, recluido por la misma causa. Los dos se alentaban mutuamente durante su largo y tedioso encierro, con el cual esperaba el "kadí" acabar con su constancia, ('orno nada de eso consiguió, los amigos fueron separados, pero cuando aquella medida residió igualmente ineficaz, entonces el "kadí" los condenó a morir decapitados. San Kulogio, que vio los cadáveres de Rodrigo y Salomón expuestos en la orilla del río, notó que los guardias arrojaban a la corriente los guijarros teñidos con la sangre de los mártires para que la gente no los recogiera y los conservara como reliquias.

Butler Alban - Vida de los Santos

Sitio por GSiempre Software, S.A. de C.V.